domingo, 22 de febrero de 2009

La informalidad también es de cuello blanco

R. Soberanes
 
Dicen las cifras de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que el 60 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) de México, se encuentra en la "informalidad", es decir, más de la mitad de los trabajadores no contribuyen con impuestos a las finanzas del país.
 
Los comerciantes ambulantes que copan las principales calles de cada ciudad son los que catalogamos como informales. Los vendedores de piratería, ropa, tacos, antojitos, volovanes, artículos electrónicos, los limpiaparabrisas; cualquier persona que se gana la vida en la calle. Sobre ellos van los señalamientos y los operativos de las autoridades para reubicarlos y meterlos en el orden.
 
Durante el presente año, como en los anteriores recientes, el empleo informal es una alternativa viable debido a las dificultades que presenta la economía mexicana para acceder a trabajos bien remunerados (o al menos remunerados), debido a que, si bien se espera un crecimiento del 2 por ciento en empleo, eso no significa que existan mejoras en los salarios.
 
De acuerdo con la OCDE, cuando se habla de aumento de puestos de trabajo (530 mil para 2008, según el INEGI), se debe tomar en cuenta que se trata de "empleos precarios y/o débilmente remunerados". La organización internacional documenta otras razones de preocupación en cuanto al empleo.
 
Son razones que afectan principalmente a los jóvenes que recién pretenden integrarse a la PEA, las mujeres y a las personas que sufren racismo: "(Hay) obstáculos como los comportamientos discriminatorios que limitan el acceso al empleo".
 
Es así como explica la OCDE que tantos mexicanos busque por su cuenta la manera de ganarse la vida, sin embargo, hay un matiz en torno a la "informalidad".
 
Para el ex director del Colegio de Contadores de Veracruz, Arnulfo Rueda, este es un tema mal entendido, puesto que los informales no solo son los comerciantes ambulantes, pues los hay también sentados tras un escritorio, al frente de las grandes empresas u ostentando cargos públicos de importancia.
 
Ellos realizan operaciones millonarias que no dejan registro ni ganancia alguna para el Estado Mexicano, además, tampoco aparecen en los censos que realiza el INEGI. Rueda habló de compra-venta de bienes inmuebles, de antros, centros de masajes, renta de locales, venta de mercancías chinas que necesariamente pasan por las aduanas.
 
"La informalidad es apartarse de la regla, de la norma, en este caso de las normas fiscales y del aspecto económico. Aquellos que llevan a cabo una operación de compra-venta y no hay una factura de por medio, no se expiden comprobantes tal y como lo establece el Código Fiscal de la Federación, están en la informalidad. Eso nos es captado para pagar impuestos, y menos aún si es en efectivo, ¿cuándo lo va a captar el gobierno? difícilmente".
 
Así, hay distintas actividades que se realizan al margen del sistema de recaudación, para lo cual, "entra el concepto de corrupción. Siempre hay un abogado de por medio",  la diferencia es que los locatarios que se colocan en las banquetas, trabajan frente a todo mundo y no pagan sus impuestos, mientas que los de "cuello blanco", lo hacen distinto, ellos hacen "planeación".

Los locatarios tienen un líder que negocia con las autoridades, ellos se movilizan si es necesario para conseguir espacios de venta, venden artículos pirata, que de vez en cuando les decomisan mediante operativos que se publican en los medios de comunicación, y al día siguiente la mercancía se repone como por arte de magia.

Intentar platicar con ellos es casi imposible. Acostumbrados a la hostilidad, tienen ya ensayados los pretextos para no hablar. La mayoría dice que sólo son empleados en sus puestos y no pueden hablar; la hija de la líder de los locatarios de la avenida Díaz Mirón, dijo que no la conocía, no sabía quién era. Así se comportan porque los señalados son ellos, aunque no son los únicos que viven en la "informalidad". Pero, ¿qué pasaría si todos los pequeños comerciantes informales entraran a régimen de pago de impuestos?

En opinión del contador, el hecho de que los comerciantes ambulantes estén fuera del régimen de contribuyentes, no representa mayor problema para el estado, puesto que la cantidad que ellos podrían aportar es mínima, y así sean muchos por todo el país, no es comparable con la sangría que representan las grandes operaciones monetarias que se hacen a la sombra.
 
"Se habla de informal con los vendedores ambulantes, a los que están en las banquetas, pero es un sector que si bien es cierto que genera compra, venta y flujo de dinero, no considero que represente realmente el problema de la proporción que se le da, se magnifica".
 
Dentro de los propios gobiernos, en todos sus niveles, también se da la informalidad. Ocurre -dijo- cuando se asignan los servicios a empresas particulares por medio de licitaciones poco claras que violan la ley deliberadamente.

"Ahí caemos en un aspecto de la informalidad que raya en lo que se aparta aún más de los preseptos de la ley, que eso viene siendo algo fuera de lo lícito y genera necesariamente que lo tengan que manejar de esa forma y por lo tanto no es sujeto de contribuciones porque no se ajustan en el marco legal.
 
-¿Son operaciones sin rastro que generan dinero para los servidores públicos?
 
Así es, considero yo que ese tipo de informalidad, es la que debería de ser parte (del régimen fiscal). Eso contribuye a que de alguna forma no se especifique lo que en sí podrían ser los sectores que realmetne contribuyen a una informalidad que afecta al país.

El valor del ambulantaje

A los pequeños comerciantes que se ganan la vida solos, les es muy difícil darse de alta como contribuyentes por la cantidad de requisitos que se les exigen y por que no están preparados para someterse a un régimen burocrático. Son los "altos costos y muchas veces la ignorancia" factores determinantes. "En México, el régimen fiscal desalienta la formalidad".

Sin embargo, no todo termina ahí, puesto que su existencia, a decir del contador público, tiene otra razón de ser e involucra otros intereses, el principal de ellos el político, puesto que representan un grupo grandes de personas organizado y que puede tomar directrices en común. Es decir, son un botín político.

"-Representan votos?
 
Si, se organizan a través de grupos y es de todos conocido que para tener ciertas prerrogativas en su negocio, tienen que estar organizados de alguna forma y esto obedece a situaciones políticas de cada entidad".

-¿Que pasaría si todos ellos entraran en el régimen hacendario, con las pensiones?.

-Nada. El gobierno no se beneficiaría tanto y sí se vería obligado a dar un servicio.

Hay otro gran sector de trabajadores que, si bien contribuyen con grandes cantidades de pago de Impuesto al Valor Agregado (IVA), no cuentan con ningún tipo de contrato ni seguridad social, con lo cual, tampoco cotizan en el régimen de pensiones. Son los que prestan servicios por honorarios.

Para el ex director del Colegio de Contadores, el incremento de trabajadores que dan recibos de honorarios obedece a estrategias de "planeación fiscal". En este sentido, opinó: "Más que empleo informal, se le puede considerar como no ajustarse a la formalidad", y sentenció: "en el caso de los contribuyentes con capacidad aconómica más fuerte, se llama planeación fiscal, y en los contribuyentes con capacidad pequeña, se llama evasión".

3 comentarios:

madriana dijo...

Cómo de pronto se entienden algunas situaciones y la forma en que están relacionadas en tantos aspectos, sociológicos principalmente.

Y cómo de pronto encuentras sustento para rebatir 'algunas' incongruencias y necedades: 'Primero que paguen impuestos y luego que se pongan a exigir'.

Saludos!

Raúl Méndez Velázquez dijo...

Que onda no se como llegaste a mi blog, pero esta chingon tener mas visitantes. Puse el tuyo en mi lista, me parece un buen blog el tuyo. En que medio trabajas?

In dijo...

uf muchas cosas que decir... mejor lo hago en otra ocasión con más calma. Podría titular mi comentario "confesiones de una evasionista".
Saludos!